Se trata de un lifting biológico, no quirúrgico que mejora la flacidez en cara, cuello, escote y áreas corporales como las manos, zonas dónde se desee estimular la producción de colágeno.

Está técnica utiliza los propios recursos de la piel. Es una técnica segura, cómoda y efectiva que no deja marcas o cicatrices permitiendo que el paciente se incorpore a su vida cotidiana de forma inmediata.

El grado de satisfacción de los pacientes ante este tratamiento es alto. Esta técnica consigue un efecto lifting sin cirugía.

¿Te apetece valorarnos? Gracias